El correo electrónico, su importancia y la gente mayor.

Es bien sabido hoy en día que tener un correo electrónico es ya igual de importante que tener un número telefónico.

Llegó un momento en que tener un correo electrónico es indispensable. Sin ello no podemos recibir la factura del servicio de TV de paga, del súper mercado, etcétera. Eso por mencionar solo algo para lo que es necesario una dirección de correo.

Una persona de 67 años consulta su correo electronico en el ordenador de su casa en madrid. 14 de abril de 2010. Olmo Calvo / FECYT.

¿Pero qué ocurre con la gente mayor a la hora de querer utilizar el correo electrónico?

Muchas veces las personas mayores delegan el uso de su correo a sus hijos, nietos, sobrinos o hasta vecinos y amigos.

La gravedad de esto es que ponen en sus manos información sensible y confidencial que en ocasiones puede llevar a un desastre. Ocasionando en el menor de los casos la divulgación de algún hecho y en el peor el robo de información, dinero o propiedades.

¿Qué se puede hacer ante esto?

Necesitamos crea la consciencia en nuestros adultos mayores que necesitan contar con un correo electrónico y hacerles ver que cuando menos les servirá para recibir información importante, escribir a sus amigos y seres queridos, así como también explicar que el tener un correo es la puerta de entrada para obtener servicios en la Internet.

No es tarea sencilla. No son pocas las personas que al tomar una computadora, tablet o teléfono móvil y ven que se cierra una ventana piensan que ya se descompuso o hicieron algo muy malo.

Necesitamos platicar con nuestros adultos mayores y hacerles ver que no hay botones de autodestrucción y que no ocasionarán que el equipo deje de funcionar si se equivocan.

¿Qué servicio de correo es mejor para un adulto mayor?

Es una pregunta difícil y depende tanto de los gustos, que tan familiarizada está la persona con la tecnología y otros factores.

Sin embargo hay dos alternativas que quiero mencionar: El correo que ofrece el proveedor del servicio de Internet y el que ofrecen empresas como Google (GMail).

Servicio de correo electrónico ofrecido por el proveedor de Internet (ISP).

El servicio de correo que ofrecen los proveedores de Internet a menudo tiene una interfaz web (webmail) muy sencilla y sin demasiadas opciones. Eso si, suele ser poco atractiva de forma visual. Si esto no importa mucho para la persona podría tener la ventaja que no será distraída por opciones irrelevantes y podrá enfocarse en enviar y recibir correo.

Otra ventaja es que si la persona mayor es la titular del servicio y un día olvida su contraseña, solo necesita llamar a la compañía y seguir los pasos que se le indiquen para obtener una nueva. No dependerá de otras personas de la familia o amistades y su información se mantendrá confidencial.

La desventaja es que si un día se deja de pagar el servicio de Internet de forma definitiva el correo electrónico se perderá y habrá que cambiarlo por otro en todos los servicios que se haya registrado (Youtube, FaceBook, proveedores de productos o servicios, etcétera).

Servicio de correo electrónico ofrecido por un proveedor distinto al servicio de Internet.

Yo recomendaría un servicio de correo que tenga una interfaz un tanto austera, sin demasiadas opciones a primera vista y con colores no tan llamativos. Con que tenga diferenciados claramente los botones de función y contenga líneas de separación entre elementos.

En ese aspecto recomendaría a GMail. ¿Por qué? Por esto:

Casi todo es texto y no habrá banners vistosos distrayendo la atención.

Los botones disponibles son claramente diferenciados de los demás elementos y se puede entender su contexto.

Si le enseñamos a nuestro adulto mayor a hacer *zoom, podrá apreciar mucho mejor los textos e imágenes, evitando que se canse demasiado su vista. Los elementos de GMail se mantienen bastante bien al hacer *zoom.

*Hacer zoom es agrandar los elementos en pantalla con la tecla “Ctrl” y “+” o de cualquier otra manera, dependiendo el dispositivo.

Si el usuario llega a olvidar su contraseña solo necesita pedir un mensaje de texto a su teléfono móvil con el código que validará que es él y le permitirá generar una nueva contraseña.

Allí radica también una desventaja, que el usuario necesitaría un dispositivo móvil. O bien, al menos anotar uno de alguien más. Sin embargo, esta persona solo necesita darle el código y nuestro adulto mayor podrá generar solito su nueva contraseña, conservando con ello su confidencialidad.

Lo mismo ocurrirá si no está disponible un dispositivo móvil y se desea anotar como medio de recuperación otra dirección de correo electrónico.

¿Qué podemos concluir?

Que siempre hay opciones para las personas, ya sean adultos, adultos mayores, niños o adolescentes. La cuestión es investigar un poco, probar y explicar con mucha paciencia.

Recordemos que si sobrevivimos, todos seremos mayores un día y necesitaremos ayuda y comprensión de las personas cercanas. Si tú tienes contacto con un adulto mayor, procura ayudarle a comprender y usar las herramientas digitales. Te lo agradecerá mucho.

Si por el contrario es una persona que no quiere saber nada de eso por algún prejuicio que tenga, tenle paciencia también y si le estás ayudando a gestionar su correo, redes sociales o cualquier servicio, por favor no divulgues sus datos, no te metas en lo que no te importa y NO LE ROBES.

Aquí un artículo relacionado: “La informática y el adulto mayor“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *